JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Matrimonio es para toda la vida

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
16.11.2016 12.11

Juttua muokattu:

1.1. 23:39
2020010123395920161116121100

El, res­pon­dien­do, les dijo: ¿No hab­éis leí­do que el que los hizo al prin­ci­pio, varón y hemb­ra los hizo, y dijo: Por es­to el homb­re de­jará pad­re y mad­re, y se unirá a su mu­jer, y los dos serán una sola car­ne? Así que no son ya dos, sino una sola car­ne; por tan­to, lo que Dios juntó, no lo se­pa­re el homb­re.” (S. Ma­teo 19: 4-6.)

Mat­ri­mo­nio ben­de­ci­do por Dios

EL mat­ri­mo­nio es una ins­ti­tu­ción san­ta, una cosa her­mo­sa y na­tu­ral. Dios es­tab­le­ció el mat­ri­mo­nio para que la mu­jer y el homb­re es­ten bien. Tam­bién, el mat­ri­mo­nio es im­por­tan­te para la or­ga­ni­za­ción de las co­mu­ni­da­des, ya que las fa­mi­li­as con pa­re­jas ca­sa­das son las célu­las bási­cas de la so­cie­dad.

En­ton­ces tra­ta­mos un tema im­por­tan­te: el mat­ri­mo­nio debe ser cre­a­do y ben­de­ci­do con la ora­ción y la pa­lab­ra de Dios. Dios juntó Adán y Eva, y aún qui­e­re unir cóny­u­ges en mat­ri­mo­nio.

El mat­ri­mo­nio es una ali­an­za vo­lun­ta­ria ent­re el homb­re y la mu­jer. Comp­ro­met­t­dos a de­most­rar le­al­tad y amor en los bu­e­nos y en los ma­los tiem­pos has­ta la mu­er­te. El amor co­ny­u­gal no es, como muc­hos pien­san, un mero sen­ti­mien­to, sino vo­lun­tad y es­fu­er­zo inc­lu­so cu­an­do no haya sen­ti­mien­tos es­pe­ci­a­les.

Ni dos, sino una sola car­ne

Por eso en­señó fir­me­men­te: “Por es­to el homb­re de­jará pad­re y mad­re, y se unirá a su mu­jer, y los dos serán una sola car­ne.” Es­to sig­ni­fi­ca prog­re­so es­pi­ri­tu­al de la ali­an­za, así como que el con­tac­to se­xu­al.

Dios no nos con­sag­ra a una ali­an­za tem­po­ral, sino per­ma­nen­te. Lo que Dios une, que no lo se­pa­re el homb­re. El anil­lo de boda sim­bo­li­za la ali­an­za in­se­pa­rab­le y per­ma­nen­te, sin prin­ci­pio ni fin. En el idi­o­ma ori­gi­nal de la Bib­lia, mat­ri­mo­nio co­ny­u­gal sig­ni­fi­ca “pe­gar fir­me­men­te ent­re si.”

Ser fiel a la pa­re­ja

La fi­de­li­dad co­ny­u­gal va más al­la de la fi­de­li­dad se­xu­al. Cons­ta inc­lu­so una res­pon­sa­bi­li­dad y cui­da­do por la vida del ot­ro. Una de­di­ca­ción tal co­ny­e­va una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad sin mie­do de neg­li­cen­cia. Es un gran pri­vi­le­gio po­der com­par­tir toda su vida con ot­ra y te­ner a un com­pa­ñe­ro con qui­en po­der hab­lar de co­sas bu­e­nas y ma­las, los te­mo­res, y ser débil sin pre­jui­cio. Di­vor­cio, el ca­sar­se de nu­e­vo, o con un re­pu­di­a­do, son pe­ca­dos de adul­te­ra se­gun Jesús (Ma­teo 19: 9.; Mar­cos 10: 11-12.; Lu­cas 16:18). Los di­vor­ci­os traen muc­ho suf­ri­mien­to, no me­nos im­por­tan­te en la vida de los ni­ños.

Com­par­ti­mos la res­pon­sa­bi­li­dad

El mat­ri­mo­nio es un re­ga­lo y una asig­na­ción. “Dios une” de­ri­ve de la len­gua ori­gi­nal de la Bib­lia “Dios for­ma yun­ta”. Los cam­pos de la epo­ca de la Bib­lia fu­e­ron ara­dos de tal ma­ne­ra que la yun­ta de dos bu­ey­es tra­ba­ja­ron au­na­dos ti­ran­do un ara­do. Yu­go era un ar­te­fac­to trans­ver­sal de ma­de­ra en­ci­ma de los homb­ros, los bu­ey­es for­man­do una yun­ta, y en el que fue su­je­to el timón del ara­do. Los cóny­u­ges están jun­tos para ti­rar la res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da del ara­do. El Após­tol es­tab­le­ció Cris­to como ejemp­lo del homb­re, el ma­yor cui­dan­do a su fa­mi­lia, que hizo car­gar la ig­le­sia y dió su vida por el­la (Ef 5:25). En mat­ri­mo­nio, en la alegr­ía y en los in­con­ve­nien­tes, un homb­re pu­e­de de­di­car­se pro­fun­da­men­te a la razón de la vida pro­fun­da y Dios ha re­ga­la­do la pa­re­ja para ay­u­dar. Uno pu­e­de ca­sar­se tran­qui­la­men­te.

El tra­ba­jo cre­a­ti­vo de Dios y la fa­mi­lia hu­ma­na con­ti­nu­an en el mat­ri­mo­nio. Los ni­ños imp­li­can una res­pon­sa­bi­li­dad y traen alegr­ía y ben­di­ción a la casa. Edu­can­do a los ni­ños los cóny­u­ges pu­e­den unir­se a la ca­de­na de las ge­ne­ra­ci­o­nes como mad­re y pad­re, y const­ruir un buen fu­tu­ro para el país. Sus vi­das tendrán un propó­si­to.

Per­te­ne­cer a la cong­re­ga­ción

Unir­se en mat­ri­mo­nio no sig­ni­fi­ca que una mu­jer y un homb­re per­der­ían su uni­ci­dad ent­re Dios. En las cu­es­ti­o­nes bási­cas de la fe tendrán que an­dar por el mis­mo ca­mi­no en el mis­mo rit­mo. No obs­tan­te, en cu­es­ti­o­nes con­di­ci­o­na­les se pu­e­de te­ner per­cep­ci­o­nes di­ver­gen­tes. Una pa­re­ja con res­pe­to a la sin­gu­la­ri­dad de su cóny­u­ge se com­pa­ra a los árbo­les pa­ra­le­los, tam­ba­le­an­do­se en di­rec­ci­o­nes opu­es­tas en el vien­to.

La uni­dad del mat­ri­mo­nio no sig­ni­fi­ca ais­lar­se de los demás. Es pre­ci­so que los dos con­ser­ven la co­ne­xión con el ho­gar, los pa­rien­tes y ami­gos. Esas co­ne­xió­nes sólo se for­man de una ma­ne­ra nu­e­va. Tam­bién es im­por­tan­te man­te­ner la co­ne­xión a la cong­re­ga­ción. La pa­re­ja debe vi­si­tar a los ser­vi­ci­os y man­te­ner­se en con­tac­to con ami­gos de to­dos mo­dos. Así Dios pu­e­de cui­dar­les en su fe.

Cui­da­do por el evan­ge­lio

En el mat­ri­mo­nio se pu­e­de te­ner días di­fi­ci­les tam­bién, por­que so­mos cor­rup­tos por el pe­ca­do. El pri­mer conf­lic­to fa­mi­li­ar pu­e­de ser un cho­que: pues es aquí que se aca­ba nu­est­ra re­la­ción? Pa­re­jas con di­fi­cul­ta­des gra­ves pu­e­den bus­car ay­u­da con muc­hos pro­fe­si­o­na­les. Sin em­bar­go, las pa­re­jas cóny­u­ga­les pu­e­den ap­ren­der de los más cer­ca­nos , por ejemp­lo las pa­re­jas ma­yo­res.

Cu­an­do la es­po­sa mu­e­re, y ya ter­mi­na el mat­ri­mo­nio, se nota en­ton­ces cómo se han cre­ci­do y se han uni­do en mat­ri­mo­nio. Apo­ya­dos a Dios y los ami­gos es po­sib­le su­pe­rar la pérdida. El comp­ro­mi­so de la le­al­tad y el amor con­sag­ra­do en la boda, man­tu­vo has­ta el fi­nal. So­mos crey­en­tes y así con­so­la­dos por la ma­ra­vil­lo­sa es­pe­ran­za del reen­cu­ent­ro.

Tex­to: Leo Väy­ry­nen

Pub­li­ca­ción: Vuo­si­kir­ja 2006, Oi­kea ja vää­rä (Anu­a­rio 2006, El cor­rec­to e in­cor­rec­to)

Tra­duc­ción: Han­nu Hä­mä­läi­nen

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 16.11.2016

16.6.2024

Jeesus sanoi: ”Eivät terveet tarvitse parantajaa, vaan sairaat. Menkää ja tutkikaa, mitä tämä tarkoittaa: ’Armahtavaisuutta minä tahdon, en uhrimenoja.’” Matt. 9:12–13

Viikon kysymys