JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

La santa comunión

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
16.11.2016 12.07

Juttua muokattu:

1.1. 23:39
2020010123395820161116120700

La san­ta co­mu­nión es un sac­ra­men­to o sea san­ta ce­leb­ra­ción don­de se jun­ta la pa­lab­ra de Dios y una sus­tan­cia vi­sib­le. En la ing­le­sia Lu­te­ra­no los sac­ra­men­tos son el bau­ti­zo y la san­ta co­mu­nión los que son ata­dos al man­da­mien­to de Cris­to (la con­fe­sión de Augs­burg). Jesús puso la san­ta co­mu­nión y pi­dió que se la ce­lebrá­ra en la última cena an­tes de su suf­ri­mien­to y mu­er­te (S.Mar­cos 14:12-25; 1.Cor.11:23-26).

Es­te sac­ra­men­to es un mis­te­rio y su sig­ni­fi­ca­do e im­pac­to no se pu­e­de comp­le­ta­men­te ab­rir y en­ten­der con la razón. Por eso, es mas im­por­tan­te a ser fiel al man­da­mien­to de Cris­to y usar la co­mu­nión que tra­tar a en­ten­der comp­le­ta­men­te su ob­je­ti­vo y sig­ni­fi­ca­do. Al­gu­nos pun­tos de vis­ta a la san­ta com­mu­nión se ab­re at­ra­ves de la Bib­lia y de la fe.

Us­te­des proc­la­man la mu­er­te de Cris­to

En la epís­to­la a los co­rin­ti­os San Pab­lo esc­ri­be de la ce­leb­ra­ción de la san­ta co­mu­nión: “Así, pues to­das las ve­ces que co­mie­reis es­te pan, y be­bi­reis es­ta copa, la mu­er­te del Se­ñor anun­ci­áis has­ta que él ven­ga.” (1. Cor. 11:26) En la co­mu­nión en­tonc­hes se con­fie­sa la fe en Cris­to qui­en por su mu­er­te ha re­di­mi­do los pe­ca­dos del homb­re.

San Pab­lo esc­ri­be sob­re la ce­leb­ra­ción cor­rec­ta de la san­ta co­mu­nión: “Por­que el que come y bebe in­dig­na­men­te, sin dis­cer­nir el cu­er­po del Se­ñor, jui­cio come y bebe para sí.” (1. Cor. 11:29.)

Lut­her en­se­ña que “el po­der y el be­ne­fi­cio re­ci­be cada uno qui­en cree a lo que cu­en­tan las pa­lab­ras y lo que las den”. (El ca­te­cis­mo gran­de). Ce­leb­rar/to­mar la san­ta co­mu­nión no re­qui­e­re una fe gran­de, y los sac­ra­men­tos no de­pen­den de la bon­dad pro­pia del homb­re. Sin em­bar­go la pa­lab­ra de Dios nos re­cu­er­da de lo sag­ra­do de la co­mu­nión y ce­leb­ra­ción cor­rec­ta.

En la ora­ción de la de la san­ta co­mu­nión la cong­re­ga­ción ora para que el Pad­re man­da­ria su Espí­ri­tu San­to para que re­ci­bie­ra­mos la san­ta co­mu­nión crey­en­do, la to­mar­ía­mos cor­rec­ta­men­te y que re­ci­bie­ra­mos fu­er­za para vi­vir en el amor común.

La co­ne­xión al cu­er­po de Cris­to

En los evan­ge­li­os se cu­en­ta como Jesús co­mió con di­fe­ren­tes per­so­nas. La co­ne­xión de la co­mi­da era par­te im­por­tan­te de la cul­tu­ra Jud­ía. Por­que ge­ne­ral­men­te ha­bia poca co­mi­da, in­vi­tar a co­mer era una mu­est­ra de gran­de ama­bi­li­dad, y era una opor­tu­ni­dad im­por­tan­te de en­cu­ent­ro con los ami­gos.

La his­to­ria mas im­por­tan­te de la co­mi­da común es la desc­rip­ción de los evan­ge­li­os de la última co­mu­nión. Jesús se ha­bia reu­ni­do a co­mer con los di­ci­pu­los la co­mi­da de pas­cua en el co­mien­zo de la fies­ta del pan ácimo. Des­pués de la co­mi­da de pas­cua Jesús puso la san­ta co­mu­nión. (S. Mar­co 14:12-25; S. Lu­cas 22:14-22; 1. Cor. 11:17-29; Hec­hos 2:42,46).

En la co­mu­nión se ex­pe­ri­men­ta la co­ne­xión sob­re todo con Cris­to, qui­en es­ta pre­sen­te en el pan y en el vino. “La copa de ben­di­ción que ben­de­ci­mos, ¿no es la co­mu­nión de la sang­re de Cris­to? El pan que par­ti­mos, ¿no es la co­mu­nión del cu­er­po de Cris­to? Sien­do uno solo el pan, no­sot­ros, con ser muc­hos, so­mos un cu­er­po; pues to­dos par­ti­ci­pa­mos de aqu­el mis­mo pan.” (1. Cor. 10:16-17). En la mesa del al­tar se pu­e­de ex­pe­ri­men­tar uni­on y amor con ot­ros que to­man la co­mu­nión, pero tam­bién con los crey­en­tes di­fun­tos.

Es­te es mi cu­er­po y mi sang­re

En el cent­ro de la ora­ción de la co­mu­nión son las pa­lab­las de la co­mu­nión. Las pa­lab­las de la co­mu­nión se re­fie­ren a las pa­lab­ras que Jesús dijo en la última cena. las cu­a­les los evan­ge­lis­tas ano­ta­ron. La Pa­lab­ra de Dios, las pa­lab­ras dic­has en la co­mu­nión, con­vier­ten el pan y vino or­di­na­rio pan y vino de la co­mu­nión.

En la co­mu­nión el pan y vino son “El cu­er­po ver­da­de­ro y sang­re en el pan y vino” (El ca­te­cis­mo gran­de).

En­ton­ces pan y vino no son so­la­men­te simbó­li­ca­men­te cu­er­po y sang­re de Jesús. Al ot­ro lado la esen­cia de los ing­re­dien­tes de la co­mu­nión no con­vier­te al cu­er­po y sang­re de Cris­to. Así como Jesús era al mis­mo tiem­po homb­re e hijo de Dios, tam­bién el pan y el vino eran al mis­mo tiem­po pan y vino y el cu­er­po y sang­re Cris­to.

Para el perdón de los pe­ca­dos

En la co­mu­nión se pu­e­de re­cor­dar la ob­ra de re­den­ción de Jesús. Al­lí po­de­mos for­ta­le­cer­nos el la fe a la cosa que pan y vino son cu­er­po y sang­re del Cris­to, que se ha dado por no­sot­ros y der­ra­ma­do por los pe­ca­dos per­do­na­dos.

La co­mu­nión da fu­er­za y con­fi­an­za en Cris­to. La co­mu­nión pu­e­de dar fu­er­za a ase­gu­rar­se del perdón de las pe­ca­dos o fu­er­zas a re­con­ci­li­ar­se. Tam­bién de esa ma­ne­ra la co­mu­nión es una co­mi­da de gra­cia que cui­da de la vida de la fe.

Lo ha­gan por mi me­mo­ria

Jesús pi­dió que se tome la co­mu­nión en su me­mo­ria. En la ora­ción de la co­mu­nión se re­cu­er­da de las bu­e­nas ob­ras de sal­va­ción de Dios; la cre­a­ción, el Mes­ías que na­ció según las pro­me­sas de los pro­fe­tas y al último Jesús qui­en mis­mo es­ta pre­sen­te en la co­mu­nión.

La co­mu­nión es una co­mi­da de ag­ra­de­ci­mien­to, don­de se ala­ba a Dios jun­to “con los an­ge­les y to­dos los san­tos”. En la co­mu­nión se es­pe­ra tam­bién con ag­ra­de­ci­mien­to la alegr­ía y el gozo del cie­lo que nos es­pe­ra. Las pa­lab­ras de Jesús en la pri­me­ra co­mu­nión re­cu­er­dan sob­re el des­ti­no fi­nal: “Y os digo que des­de aho­ra no be­beré mas de es­te fruto de la vid, has­ta aqu­el día en que lo beba nu­e­vo con vo­sot­ros en el rei­no de mi Pad­re” (S.Ma­teo 26:29).

Tex­to: Ant­ti Koi­vis­to

Pub­li­ca­ción: Ajan­koh­tais­ta 2013, Siu­naus (Anu­a­rio, 2013, La ben­di­ción)

Tra­duc­ción: Timo y Jen­ni­fer Kaar­le­la

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 16.11.2016

16.6.2024

Jeesus sanoi: ”Eivät terveet tarvitse parantajaa, vaan sairaat. Menkää ja tutkikaa, mitä tämä tarkoittaa: ’Armahtavaisuutta minä tahdon, en uhrimenoja.’” Matt. 9:12–13

Viikon kysymys