JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

El arrepentimiento es un asunto importante

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
10.5.2017 9.02

Juttua muokattu:

1.1. 11:14
2020010111140720170510090200

Los tex­tos de es­ta re­vis­ta cu­en­tan sob­re el ar­re­pen­ti­mien­to y la gra­cia. Am­bos son asun­tos muy im­por­tan­tes en la fe cris­ti­a­na. Para mi los hi­cie­ron es­pe­ci­al­men­te cer­ca­nos ap­ro­xi­ma­da­men­te hace diez años. Yo hab­ía cre­ci­do en una casa crey­en­te, pero por mis pe­ca­dos hab­ía cai­do a inc­re­du­li­dad.

Dios des­pertó mi con­cien­cia y al ha­cer­lo en­tendí que ten­go que vol­ver a ser hijo de Dios. La pa­lab­ra de Dios me habló y me mostró que yo hab­ía pe­ca­do y que yo tendr­ía que te­ner­los per­do­na­dos. Em­pecé a bus­car el perdón de Dios.

Dios me guió a hab­lar con un crey­en­te. El me pre­dicó to­dos los pe­ca­dos per­do­na­dos por la ob­ra de re­con­ci­li­a­ción de Jesús. Ahí mi co­razón se lleno de alegr­ía y paz. Yo hab­ía re­na­ci­do como hijo de Dios y a mi co­razón hab­ía en­cen­di­do la es­pe­ran­za de vida eter­na. A mi vino vo­lun­tad de reu­nir­me a es­cuc­har a pa­lab­ra de Dios jun­tos con ot­ros crey­en­tes, en la co­ne­xión de la cong­re­ga­ción de Dios.

Jesús ha man­da­do su cong­re­ga­ción a pre­di­car el ar­re­pen­ti­mien­to y el evan­ge­lio del perdón de pe­ca­dos en to­das las na­ci­o­nes (San Lu­cas 24:47). Martín Lu­te­ro en­se­ño según la bib­lia que el ar­re­pen­ti­mien­to es un asun­to simp­le. El con­tie­ne dos par­tes: pri­me­ro el ar­re­pen­ti­mien­to por el pe­ca­do y des­pu­es creer en la ab­so­lu­ción que el pe­ca­do es per­do­na­do por el mérito de Cris­to.

En el evan­ge­lio el homb­re pu­e­de en­cont­rar la gra­cia mi­lag­ro­sa de Dios: el perdón de los pe­ca­dos per­te­ne­ce a to­dos. Dios no nie­ga su perdón a na­die. Al cont­ra­rio el lo of­re­ce a to­dos (Hec­hos 17:30). En la cong­re­ga­ción de Dios se es­cuc­ha to­dav­ía la in­vi­ta­ción para qui­en ha per­di­do en la noc­he del pe­ca­do: ar­re­pién­te­te y cree en el evan­ge­lio.

El qui­en cree en el evan­ge­lio re­ci­be a su co­razón El espí­ri­tu San­to y el se hace ha­bi­tan­te del rei­no de Dios. En el rei­no de Dios se pu­e­de sen­tir el gozo y paz de Dios aún en la mi­tad de las di­fi­cul­ta­des de la vida (Rom.14:17). En el bau­ti­zo Dios toma una per­so­na crey­en­te a su unión de gra­cia don­de el cui­da nu­est­ra fe con el evan­ge­lio y guia nu­es­to ca­mi­no al cie­lo.

Tex­to: Pek­ka Ait­ta­kum­pu

Tra­duc­ción: T. y J. K.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 10.5.2017

24.6.2024

Minä luotan sinun armoosi, saan iloita sinun avustasi. Ps. 13:6

Viikon kysymys