JavaScript is disabled in your web browser or browser is too old to support JavaScript. Today almost all web pages contain JavaScript, a scripting programming language that runs on visitor's web browser. It makes web pages functional for specific purposes and if disabled for some reason, the content or the functionality of the web page can be limited or unavailable.
Vieraskieliset / en espanol

Bautizo del arrepentimiento

Siionin Lähetyslehti
Vieraskieliset / en espanol
10.5.2017 9.21

Juttua muokattu:

1.1. 11:14
2020010111140720170510092100

Juan el Bau­tis­ta era pi­o­ne­ro. El pre­paró el ca­mi­no para Jesús a los co­razó­nes de los homb­res. Es­to su­ce­dió con pre­di­ca­ción: ”Ar­re­pent­íos, por­que el rei­no de los cie­los se ha acer­ca­do.” (San Ma­teo 3:1–3)

Sus pa­lab­ras al­can­za­ron los co­razó­nes de la gen­te. Y no es un mi­lag­ro. Sus pa­lab­ras eran di­rec­tas. Les do­lie­ron. Ent­re ot­ros a los fa­ri­se­os y ec­ri­bas el dijo: ”Ge­ne­ra­ción de víbo­ras! Quién os en­se­ño a huir de la ira ve­ni­de­ra? Ha­ced, pues, fru­tos dig­nos de ar­re­pen­ti­mien­to.” (San Ma­teo 3:7–8.)

Las pa­lab­ras de Juan des­per­ta­ron la pe­ni­ten­cia y con eso la an­sia. Ob­li­ga­dos por la an­sia la gen­te con­fesó sus pe­ca­dos. El bau­ti­zo de Juan era bau­ti­zo de ar­re­pen­ti­mien­to. Aqu­el­los los que sin­tie­ron y con­fe­sa­ron sus pe­ca­dos, Juan los bau­tizó.

El bau­ti­zo de Jesús

Jesús tam­bién llegó a Juan al río Jordán para ser bau­ti­za­do. Según San Ma­teo Juan co­noc­ía a Jesús. El sab­ía que Jesús era im­pe­cab­le. Por eso Juan se pre­guntó la lle­ga­da de Jesús al ”bau­ti­zo de los pe­ca­do­res” y por eso el tam­bién im­pe­dia . ”Yo ne­ce­si­to ser bau­ti­za­do por ti, y tú vie­nes a mi?”. Pero Jesús acal­ló a Juan res­pon­dien­do: Deja aho­ra, por­que así con­vie­ne que cump­la­mos toda jus­ti­cia.” (San Ma­teo 3:13–15.)

Dios es jus­to y equi­ta­ti­vo. El es­pe­ra per­fec­ción y asi tam­bién ar­re­pen­ti­mien­to de los pe­ca­dos. La cai­da al pe­ca­do puso el odio y cas­ti­go de Dios en­ci­ma de los homb­res. Para sa­lir de­ba­jo del odio de Dios el homb­re ten­ía que ar­re­pen­tir­se de sus inf­rac­ció­nes. Cu­an­do na­die sien­do pe­ca­do­res no era ap­to para es­te, Dios mis­mo de­ci­dió en su Hijo re­con­ci­li­ar to­dos los pe­ca­dos de los homb­res.

Pad­re Dios puso toda la deu­da del pe­ca­do de es­te mun­do en­ci­ma de los homb­ros de su Hijo ino­cen­te e im­pe­cab­le. De es­ta ma­ne­ra es­te jus­to sier­vo del Se­ñor jus­ti­ficó a muc­hos (Isa­ías. 53:11). Jesús fué inc­lui­do al grupo de mal­hec­ho­res como car­ga­dor de nu­est­ros pe­ca­dos.

Aun­que Jesús en si mis­mo era im­pe­cab­le, como car­ga­dor de nu­est­ros pe­ca­dos el era pe­ca­do­so. El vino a ser bau­ti­za­do por Juan para cump­lir la vo­lun­tad jus­ta de Dios. Juan bau­tizó a Jesús de la mis­ma ma­ne­ra que las ot­ras per­so­nas que con­fe­sa­ron sus pe­ca­dos.

Pad­re, Hijo y El Espí­ri­tu San­to pre­sen­te

Cu­an­do Jesús se sur­gió del agua, los cie­los ab­rie­ron y Jesús vió El Espí­ri­tu San­to des­cen­dien­do sob­re él en for­ma de pa­lo­ma. Y hubo una voz de los cie­los que dec­ía: ”Éste es mi Hijo ama­do, en qui­en ten­go comp­la­cen­cia.” (San Ma­teo 3:16–17.)

La tri­ni­dad de Dios es­ta­ba pre­sen­te en ese mo­men­to: Pad­re, de qui­en su voz se es­cuchó, Hijo sur­gi­do del agua y Espí­ri­tu San­to en for­ma de pa­lo­ma. La pre­sen­cia de la san­ta tri­ni­dad contó sob­re el plan mu­tuo del Pad­re, Hijo y El Espí­ri­tu San­to y el co­mien­zo de ob­ra de re­den­ción.

El Pad­re hab­ía acor­da­do a crear el mun­do y el homb­re. El sab­ía que va a pa­sar cu­an­do un homb­re en­cu­ent­ra la ten­ta­ci­on del ene­mi­go del ama: el homb­re cae al pe­ca­do. Por eso el Pad­re acordó sob­re la re­den­ción ya an­tes de la cre­a­ción. El Hijo pro­me­tió ha­cer­lo (Sal­mos 2:6–8).

La ob­ra del Cris­to hu­bie­se qu­e­da­do a me­di­as si El Espí­ri­tu San­to no hu­bie­se se­gui­do su tra­ba­jo des­pu­es del suf­ri­men­to, mu­er­te, re­sur­rec­ción y as­cen­sión de Cris­to.

El tra­ba­jo si­gue

El Dios de san­ta tri­di­nad tra­ba­ja to­dav­ía. El no ha aban­do­na­do el mun­do que El ha cre­a­do y re­di­mi­do. Pad­re como Se­ñor de la vida y de la mu­er­te crea nu­e­va vida. Para eso El tie­ne so­be­ra­na au­toc­ra­cia. Para un homb­re no se ha dado pre­do­mi­na­ción sob­re la vida y la mu­er­te.

La ob­ra de re­den­ción del Hijo es­ta en vi­gor. Para el pago de los pe­ca­dos el oro y la plata no son su­fi­cien­tes. Uni­ca­men­te la sang­re de re­den­ción del Hijo es un pago su­fi­cen­te de los pe­ca­dos. Es­ta re­den­ción es­ta hec­ha to­da­via hoy ver­da­de­ra por el Es­pi­ri­tu San­to.

La ob­ra de Cris­to si­gue como ob­ra del Espí­ri­tu San­to en su cong­re­ga­ción. En el men­sa­je de la cong­re­ga­ción de Dios se pu­e­de es­cuc­har la in­vi­ta­ción al ar­re­pen­ti­mien­to pero al mis­mo tiem­po hay un men­sa­je her­mo­so del perdón de pe­ca­dos. Cu­an­do Jesús man­do sus pro­pi­os dicí­pu­los al tra­ba­jo El pro­me­tió: ”Re­ci­bid el Espí­ri­tu San­to, a qui­e­nes re­mi­tie­reis los pe­ca­dos, les son re­mi­ti­dos”.

Tex­to: Ai­mo Hau­ta­mä­ki

Pub­li­ca­ción: Päi­vä­mies 1/2016

Tra­duc­ción: T. K.

Jul­kais­tu es­pan­jan­kie­li­ses­sä nu­me­ros­sa 10.5.2017

16.6.2024

Jeesus sanoi: ”Eivät terveet tarvitse parantajaa, vaan sairaat. Menkää ja tutkikaa, mitä tämä tarkoittaa: ’Armahtavaisuutta minä tahdon, en uhrimenoja.’” Matt. 9:12–13

Viikon kysymys